Hojas de quejigo (Quercus faginea) -a la izquierda- y de roble pubescente (Quercus pubescens) -a la derecha- vistas por el reverso. El color blanquecino de la hoja de roble pubescente, como su nombre indica, es debido a la presencia de una pubescencia densa que forma un tomento. Las hojas de los robles presentan variabilidad morfológica. Esta variabilidad es especialmente acusada en el Bages porqué abundan los árboles resultado del cruzamiento entre las dos especies de roble mencionadas. Estos individuos se han denominado a menudo Quercus x cerrioides; aunque, aplicando la definición genética de especie, los tres robles, Q. faginea, Q. pubescens y Q. x cerrioides, deberían considerarse sólo como subespecies de la misma especie, ya que son fértiles entre ellos y sus descendientes son igualmente fértiles. [foto Florenci Vallès]