La hierba de San Roberto (Geranium robertianum) es un geranio anual o bienal, con flor pequeña, que crece en lugares umbríos, frescos y con piedras. La planta por entero es pilosa y glandulosa, desprende un ligero olor desagradable y tiene color más o menos rojizo, según las partes. Las hojas son palmaticompuestas, con contorno triangular o pentagonal compuestas por 3 o 5 folíolos a su vez profundamente lobulados. Las flores, pequeñas y con pétalos rosados, salen por pares en el extremo de un pedúnculo más largo que la hoja en la axila de la cual nace.

El nombre de hierba de San Roberto parece haberse originado por la distorsión del latín ruber, que significa rojo. Efectivamente, la planta es roja y, con buen criterio, debería haberse denominado herba rubertiana en latín, no robertiana del que derivaría hacia hierba de San Roberto, un personaje de quien no se conoce ningún vínculo con esta especie.

La hierba de San Roberto, como otros geranios, se utiliza a veces para infusiones.

Es frecuente en lugares sombríos en toda la comarca de Bages. En Montserrat, la hierba de San Roberto proliferó tras los incendios del 1986 y se encuentra también en las áreas afectadas por la caída de bloques de roca a raíz de la lluvia torrencial del 10 de junio de 2000. [fotos Jordi Badia]