La higuera ( Ficus carica ) es una árbol de la familia de las moráceas que raramente supera los 10 metros de altura. Tiene la copa redondeada o con forma irregular, ancha y densa, y desprende un olor característico. Tiene el sistema radicular muy desarrollado, a menudo se ramifica desde el suelo y, si hay un único tronco, se ramifica a poca altura. Los troncos viejos son nudosos y retorcidos. Tiene la madera blanda y la corteza lisa, blanda y de color gris. Como todas las moráceas, por debajo de la corteza y dentro de las hojas presenta unos conductos, los tubos laticíferos, que contienen un jugo lechoso pegajoso, el látex. El ramaje es frágil. Las ramillas son gruesas y rígidas, y presentan grandes cicatrices foliares. Las yemas terminales miden alrededor d'1,5 cm de largo y acaban en una punta aguda, mientras que axilares son mucho más pequeñas y tienen el ápice obtuso. Tanto unas como otras presentan dos escamas en la parte externa.

Las hojas son caducas y simples, están en disposición esparcida y miden de 10 a 35 cm de largo. El limbo tiene forma palmada irregular y puede estar poco dividido o no presentar lóbulos. Tiene la base en forma de corazón (cordada), el margen ligeramente e irregularmente dentado y la nervadura palmada. Los nervios son prominentes, especialmente en el reverso. El anverso presenta una pilosidad áspera y es de color verde oscuro poco brillante, mientras el reverso, que también está cubierto de pelos, es de color verde claro mate y no tan áspero. El pecíolo es grueso, tiene la base ancha y mide de 5 a 10 cm de largo. Las hojas se vuelven amarillas en otoño.

Las flores son pequeñas y se encuentran en gran número en el interior de un receptáculo inflado, llamado sicono, que tiene forma de pera con una abertura apical y mide en torno a 3 cm de largo (foto 3ª). Dentro de los siconos, que se forman en la axila de las hojas, normalmente hay a la vez flores masculinas -con 3 tépalos y 3 estambres- y femeninas -con 3-4 tépalos y 1 pistilo-, pero puede ser que falte uno de los dos tipos de flor. Las flores masculinas se encuentran en la zona próxima a la abertura. Las flores femeninas maduran antes de que las femeninas y, por lo tanto, la autopolinización es imposible. La polinización tiene lugar gracias a la intervención de una pequeña avispa llamada Blastophaga psenes que pone los huevos en unas flores femeninas de estilo corto destinadas a tal fin, las flores brevistilas. La higuera tiene dos periodos de floración, uno que va de febrero a abril y el otro que va de agosto a septiembre.

Los verdaderos frutos de la higuera no son los higos sino las pequeñas pepitas (aquenios) que éstos contienen. Los higos comestibles son los siconos maduros y su parte carnosa y dulce proviene de partes florales y de las paredes del receptáculo (foto 4ª). Las higueras silvestres, llamadas cabrahígos, producen higos pequeños y poco carnosos. La mayoría de variedades de higuera cultivadas forman semillas por partenogénesis -sin polinización previa. Las variedades californianas 'Kadota' y 'Mission' presentan partenocarpia -producen higos que prácticamente no tienen aquenios. Las variedades de cultivo del grupo 'Smirna', como no tienen flores masculinas y tampoco presentan partenogénesis ni partenocarpia, no producen higos si no son polinizadas por avispas que provienen de higueras con flores masculinas. Con el fin de asegurar la polinización, cerca de las higueras del grupo 'Smirna' se plantan cabrahígos o se llevan ramas de cabrahígo floridas. Se llama cabrahigar al hecho de realizar esta última acción. Las higueras silvestres y algunas variedades de higueras cultivadas tienen dos periodos de maduración de los frutos: las llamadas brevas o higos tempranos maduran a final de primavera y comienzo de verano, mientras que la mayoría de higos maduran a final de verano y comienzo de otoño. Las semillas son dispersadas por los pájaros y los mamíferos que se comen los higos.

La higuera es bastante exigente con respecto al agua, pero resiste bien ambientes relativamente secos, donde su crecimiento queda disminuido. Tolera medianamente bien la sombra y es indiferente a la naturaleza química del suelo con respecto al carbonato de calcio. Es bastante sensible a las heladas intensas, empieza a sufrir daños por debajo de los -10 ºC. La ola de frío de enero de 1985 mató la parte aérea de la mayoría de las higueras del Pla de Bages -pero en la primavera siguiente rebrotaron de raíz y la de diciembre de 2001 también afectó a algunas.

Se propaga mediante semillas y, artificialmente, por esqueje, por acodo, por cultivo de meristemos y a partir de retoños. Las variedades de higuera cultivadas a veces se injertan sobre higueras silvestres. Es de crecimiento rápido. Es muy utilizada como árbol frutal. Hay muchas variedades cultivadas de higuera. Los higos se pueden consumir frescos o secos. Los higos frescos contienen un 20% de azúcares y los secos un 50%. Su látex es un remedio popular para combatir las verrugas.

Es una especie originaria del suroeste de Asia que ha sido cultivada desde muy antiguo. En la zona mediterránea occidental la higuera es un árbol naturalizado que a menudo encontramos arraigado en las grietas de las rocas por donde el agua circula más o menos. También puede arraigar en los muros de piedra y contribuir a la ruina de edificios antiguos
. [fotos Florenci Vallès]