INTRODUCCIÓN

El Bages forma parte de la depresión Central Catalana, que constituye el sector oriental de la cuenca del Ebro, la región de bajas altitudes limitada por los Pirineos al norte, la cadena Costera Catalana al este y la cadena Ibérica al oeste y al sur. Durante parte del Terciario, esta cuenca o depresión se llenó de sedimentos procedentes de estos relieves que la limitaban. Así pues, en la comarca afloran en especial rocas sedimentarias de aquel periodo: conglomerados, areniscas, lutitas (margas, arcillas y limolitas), calizas y, puntualmente, evaporitas (yeso y sal gema). La mayoría de rocas del Bages se originaron en el periodo Eoceno superior o en los principios del Oligoceno, aunque, especialmente cerca de los ríos, encontramos también sedimentos detríticos mucho más modernos, de edad cuaternaria, como los que dan lugar a las explotaciones de grava.
Los estratos de roca de la comarca no presentan, en general, una deformación muy intensa. En la mayoría de ocasiones sólo están suavemente inclinados hacia el noroeste, aunque al norte de la comarca hay capas plegadas.

Zona de Agujas en Montserrat
Relieve tabular en el valle de Rajadell

EL RELIEVE

En las zonas donde no existen pliegues intensos, como es la comarca de Bages, las formas del relieve se originan principalmente por la erosión diferencial; es decir, por la resistencia desigual de las rocas a la erosión. En la comarca de Bages se encuentran los siguientes tipos de relieve: tipo Montserrat o montserratino, tabular, de zonas plegadas, y el llano o Pla de Bages.

RELIEVE MONTSERRATINO
La originalidad morfológica que presenta la montaña de Montserrat define el prototipo del denominado relieve montserratino. Sin duda, los esbeltos monolitos o agujas son las formas más espectaculares y características de esta montaña. Este relieve resulta de la interacción entre tres factores: el material, la estructura y la erosión. El material es el conglomerado, caracterizado por presentar guijarros de naturaleza diversa y por ser, en conjunto, muy homogéneo y resistente a la erosión.
La estructura viene determinada por una red de fracturas verticales que se interseccionan individualizando formas columnares.
La erosión, por efecto del agua y del hielo, ha modelado y redondeado progresivamente estas formas columnares.
Entre los conglomerados se encuentran algunas capas delgadas de rocas más arcillosas y fácilmente erosionables, en las cuales la vegetación puede crecer. A menudo estos niveles van relacionados con la presencia de abrigos y cuevas.
En el parque natural de Sant Llorenç del Munt i serra de l'Obac, donde los conglomerados presentan fracturas más distanciadas, el modelado de la erosión crea cerros redondeados, como por ejemplo el de Montcau.

RELIEVE TABULAR
Este relieve es el resultado de la erosión de zonas poco deformadas. Se caracteriza por vertientes con pendiente pronunciada que culminan en superficies poco inclinadas. Se forma por la alternancia de estratos blandos en las vertientes (con predominio de las lutitas) con estratos resistentes en las cimas (con conglomerados, areniscas y, puntualmente, calizas ). El mejor ejemplo de relieve tabular está en la zona suroeste de la comarca (Cogulló de Cal Torre, Pòpia de Montgròs, Collbaix ...).

EL LLANO O PLA DE BAGES
El llano o Pla de Bages comprende los llanos extensos con pequeños cerros de la parte central de la comarca, la más afectada por la erosión. Estas llanuras a menudo están cubiertas por sedimentos cuaternarios de menos de un millón de años de antigüedad, entre los que destacan las terrazas fluviales, sedimentos depositados por los ríos cuando discurrían en niveles más altos que los actuales. Entre estos sedimentos se encuentran gravas, arenas y limos.

RELIEVE DE LAS ZONAS PLEGADAS
El relieve de las zonas plegadas está condicionado por el plegamiento de los estratos. E empuje tectónico de los Pirineos presionando desde el norte, combinado con la pasticidad de la sal de la formación Cardona que se encuentra en el subsuelo, ha deformado los estratos de la mitad norte de la comarca de Bages en violentos anticlinales que siguen la dirección SO-NE, paralela a la disposición de los Pirineos. Allá donde la deformación ha sido más intensa, las estructuras en anticlinal son complejas y cortadas en fallas, a menudo con desplazamientos importantes. En los núcleos de los anticlinales descubiertos por la erosión afloran los sedimentos más antiguos, com las sales en Cardona y los yesos en Súria y Santa Maria d'Oló. Desde el extremo NO al SE de la comarca, se encuentra la secuencia siguiente de grandes estructuras anticlinales:
- Anticlinal de Pinós y
diapiro de Cardona
- Anticlinal norte de Súria
- Falla de Migmón (Súria) y anticlinal de Balsareny
- Anticlinal de Súria y falla del Tordell (Súria)
- Anticlinal de Santa Maria d'Oló
-
Cabalgamiento del Guix (Sallent)

El Pla de Bages
Relieve plegado en la sierra de Castelltallat

LAS CAVIDADES

En la comarca de Bages existen cavidades naturales abiertas por el agua en tres tipos de roca, en conglomerado en los macizos de St. Llorenç del Munt i l'Obac y de Montserrat, en caliza en El Toll (Moià) y en sal en Cardona y en el subsuelo de Sallent, además de las galerías de la minería de sal común y potasa excavadas en Cardona, Súria, Sallent y Balsareny.

En los dos macizos de conglomerado con cimiento calcáreo, Sant Llorenç del Munt i l'Obac y Montserrat, el establecimiento de una red subterránea de circulación de agua a partir de la existencia previa de una red de diaclasas verticales y de niveles horizontales más arcillosos y blandos ha originado cavidades por disolución cárstica de la roca, ya sean cuevas, simas o abrigos. Estas cavidades son las más numerosas en el Bages y zonas limítrofes.

En Sant Llorenç del Munt i l'Obac destacan las cuevas de Mura por la belleza de sus formaciones interiores y la cueva Simanya cerca del Montcau y, en la sierra de L'Obac, las simas del Llest y de Castellsapera ambas con grandes pozos verticales de entrada, el de Sant Jaume de la Mata y el de la Espluga que, con -127 m de profundidad, es el más hondo del sector. El Puig de la Balma (Mura) es un abrigo transformado en casa troglodítica que se remonta al siglo XII.

En Montserrat la cueva mayor, más extensa y espectacular es sin duda la de Salnitre, situada en la vertiente sur en el municipio de Collbató (Baix Llobregat) y testigo de la antigua circulación de aguas subterráneas. A su lado se encuentran también las cuevas Freda i Gran. Las fuentes Mentirosas de Monistrol son cavidades habitualmente secas, situadas junto a la carretera de Monistrol al monasterio, pero de las cuales esporádicamente en tiempo muy lluvioso puede manar un gran caudal de agua. La sima más profunda de Montserrat es la de Pouetons, con -123 m de desnivel, en la región de Agulles.

Aparte de las cavernas en conglomerados, en Moià se encuentra el conjunto de las cuevas del Toll, abiertas por un caudaloso curso de agua en las calizas nodulosas de origen marino de Collsuspina. Posteriormente el agua depositó abundantes sedimentos en algunas galerías, especialmente en la galería principal del Toll, cuya salida al exterior quedó además totalmente bloqueada por un desprendimiento hace algunos miles de años. La excavación cuidadosa de estos sedimentos, datados desde la primera glaciación del Würm (unos 100.000 años atrás) hasta la actualidad, ha proporcionado numerosos huesos y restos fosilizados de los animales que han habitado estas tierras, muchos de ellos extinguidos, algunos enormes y temibles como el león de las cavernas (Panthera spelaea (†)) el oso de las cavernas (Ursus spelaeus (†)) o el rinoceronte de Merck (Stephanorhinus mercki (†)), además de restos arqueológicos de los humanos que vivieron en estas cuevas durante el Paleolitico medio (50.000 años) y especialmente en el Neolítico. Las piezas excavadas del complejo de las cuevas del Toll se encuentran expuestas e interpretadas en el Museo Arqueológico y Paleontológico de Moià.

Además, en la comarca de Bages existe la singularidad del carst salino. La única cueva salina documentada desde hace tiempo es la llamada Forat Micó, en la montaña de Sal de Cardona. Se abre en un lateral de la montaña, tiene 640 m de recorrido y parte de las paredes adornadas de delicadas recristalizaciones de halita. Pero la actividad minera en Cardona durante la segunda mitad del siglo XX, con la excavación de galerías interiores y el depósito de residuos en la escombrera vieja que obtura el valle Salino, alteró la circulación hidrológica, lo que a su vez desencadenó la aparición rapidísima de nuevos pasos de agua, es decir, la creación de un nuevo endo-carst en el substrato salino. La sal comuna es muchísimo más soluble que cualquiera de las rocas consideradas solubles y susceptibles de desarrollarse en ellas un sistema cárstico, como la caliza o el conglomerado con cemento calcáreo mencionados de otras cuevas de la comarca. Un litro de agua disuelve 357 g de sal común hasta llegar a salmuera saturada. El agua, además de circular a través de antiguas galerías mineras que ha remodelado completamente, en pocos años ha abierto grandes cavidades nuevas en la base de la montaña de sal de Cardona, entre ellas la larga cueva de los Meandros de Sal de 4300 m de recorrido, la cueva del Río, un lago subterráneo de agua salada y la cueva del Rierol Salat, esta última en la escombrera vieja. El súbito proceso proceso cárstico de Cardona, cada vez más acelerado con hundimientos en la superfície y amenazando a la vez la continuidad de una explotación minera de sal común que había contribuído a desencadenarlo y la posibilidad que el río Cardener fuera por entero capturado y tragado hacia las entrañas de la mina de potasa abandonada, motivó que en el año 2000 se desviara el río Cardener a través de un túnel alejándolo de la zona salina. Las investigaciones del Espeleo Club de Gràcia han documentado y cartografiado este reciente sistema cárstico en la sal de Cardona.

Hay constancia de una gran cavidad debajo del barrio de la Estación, en Sallent, conectada con la antigua mina Enrique de explotación de potasa. Finalmente, otros endo-carsts en substrato salino podrían encontrarse en las escombreras mineras, en especial en aquellas abandonadas como la de la Botjosa (Sallent).

Están abiertas al público con visita guiada las cuevas del Toll (Moià) y del Salnitre (Collbató) y algunas galerías mineras en la montaña de Sal de Cardona.

Mapa geológico de Cataluña

Mapa geológico del Bages

Tabla de los tiempos geológicos

[Oriol Oms, Florenci Vallès, Josep Biosca y Jordi Badia]