La perdiguera (Helianthemum apenninum ssp. pilosum) es una mata de aspecto grisáceo y hojas lineares, algo revolutas, que alcanza medio metro de altura y que vive en romerales y otros ambientes cálidos. Su porte discreto se transforma radicalmente en un aspecto llamativo cuando en primavera abre sus flores vistosas, similares a las del romero macho (Cistus clusii) aunque menores, que descubren que la perdiguera pertenece a la familia cistáceas como las jaras (gén. Cistus) y su congénere H.oelandicum ssp. italicum. Estas flores tienen 3 sépalos normales más dos minúsculos, 5 pétalos idénticos, de simetría perfectamente radiada y con la gama de colores del blanco al rosado, y múltiples estambres amarillos. La perdiguera es una planta común en la comarca de Bages, en donde ocupa lugares secos y soleados en honor a la etimología griega de su hombre de género Helianthemum (helios = sol, anthos = flor), la flor del sol. En la imagen inferior, una población de perdiguera encara todas sus flores al sol. [fotos Jordi Badia]