El barbo común (Barbus bocagei graellsii), a pesar de ser abundante en el Bages, se considera una especie introducida, propia de los ríos de la cuenca del Ebro. Es mayor -puede llegar a 2,5 kg de peso y 80 cm de longitud- que el barbo de cola roja (Barbus haasi), la especie autóctona, que tan sólo llega a 100 g de peso y 20 cm de longitud. El barbo común vive cerca del fondo, alimentándose de algas y de invertebrados. [foto Florenci Vallès]