La violeta silvestre (Viola alba ssp.dehnhardtii) es una de las escasas hierbas del encinar. Con la llegada de los primeros días soleados de marzo, la violeta florece y colorea los rincones umbríos del bosque. Las flroes constan de 2 pétalos dirigidos hacia arriba y tres más hacia abajo, el central de los cuales sigue atrás en un espolón. Avanzada la temporada, se la reconece por sus hojas acorazonadas de margen dentado o crenado y con un largo pecíolo. Existen diversas especies parecidas a la violeta silvestre, las més frecuentes son la violeta silvestre (Viola sylvestris) y la violeta de Willkomm (Viola willkommii), ambas más típicas de los robledales, y Viola alba ssp.scotophylla propia de los bosques de ribera y que puede tener flores blancas. [fotos Jordi Badia (arriba izquierda y abajo) y Efrem Batriu (arriba derecha)]