En otoño maduran las bellotas del roble pubescente (Quercus pubescens), poco antes del cambio de color de las hojas. Las bellotas de roble germinan enseguida, aprovechando la humedad del otoño antes de la llegada del frío invernal. [fotos Jordi Badia]