El bledo (Amaranthus retroflexus) es una hierba anual de la familia de las amarantáceas que mide de 0,3 a 1 m de alto. Es erecta, puede ser simple o más o menos ramificada, y tiene una raíz principal bastante robusta que puede llegar a un 1 metro de profundidad. Los tallos ordinariamente son pubescentes y pueden tener tonalidades rojizas.

Sus hojas están en disposición alterna, tienen un peciolo que mide 1-6 cm de largo y un limbo rómbico-ovado, subagdo u obtuso, de 2-15 x 1-7 cm. A menudo estas hojas tienen una franja blanquecina.

Sus pequeñas flores son unisexuales y verdosas, y están agrupadas en cimas densas agregadas en espiguillas cilíndricas que a la vez forman espigas. Cada flor tiene 5 tépalos agudos y poco soldados entre ellos, y está rodeada por 1 bráctea y por 2 bractéolas rígidas que miden 3-6 mm de largo y son más largas que los tépalos. Las flores masculinas tienen 5 estambres y las femeninas 1 pistilo con 3 estigmas. Se abren entre julio y noviembre, y son polinizadas por el viento.

El nombre genérico Amaranthus viene del griego amarantos, que significa ‘no marchitable', en referencia a las inflorescencias del bledo y de otras especies de amaranto. El nombre latino (pero no científico) amarantus luteus se asignaba antiguamente a la siempreviva (Helichrysum stoechas), una compuesta frecuente en el Bages que también tiene inflorescencias que se pueden mantener secas sin alterarse demasiado durante bastante tiempo.

Sus frutos son pequeñas cápsulas ovoides que se abren transversalmente y contienen una única semilla negra y brillante, de 1 mm.

Crece sobre tierras más o menos removidas y ricas en nitrógeno –cultivos, bordes de caminos, terraplenes.... Es una planta originaria de las regiones cálidas y templadas del este y el centro de Norteamérica, que ha sido extendida por los humanos en todos los continentes, y llegó a Europa en el siglo XVIII.

Se consume como verdura en varios lugares del mundo, pero se debe tirar el agua con que se cuece, porque, como las espinacas, contiene oxalatos solubles que no se deben ingerir en exceso, porque son perjudiciales para los riñones (los cálculos renales más frecuentes son de oxalato de calcio) y las articulaciones. Sus semillas también son comestibles y se pueden moler para hacer harina. Ha sido utilizado como alimento y para hacer medicamentos por muchos grupos de nativos americanos, y, en el estado indio de Kerala, las hojas de bledo son la base del thora, un plato muy popular. El ganado vacuno y los cerdos, si son alimentados con grandes cantidades de bledo, pueden enfermar.

[fotos Florenci Vallès]