La escabiosa menor (Scabiosa stellata), que no suele llegar a los dos palmos de altura, como su nombre indica es la más pequeña de las especies del género Scabiosa, familia Dipsacáceas, que viven en la comarca de Bages, y la única de ciclo anual.

Las hojas son pinnatisectas, con 4-6 pares de segmentos laterales. Saca capítulos hemisféricos en el extremo de largos pedúnculos, con su base adornada por una cuantas brácteas a modo de hojas simples, dispuestas en estrella. Los capítulos llevan flores moradas o rosas, progresivamente mayores hacia la periferia. Constan de una corola tubular que acaba por abrirse en 5 lóbulos entre los que se intercalan los 5 estambres y un cáliz pequeño del que sobresalen 5 aristas. Queda claro que la flor de la escabiosa no es la de una Compuesta, a pesar de que Compuestas y Dipsacáceas comparten el modelo de inflorescencia en capítulo.

Si el capítulo de la escabiosa menor en flor es bello, más lo es aún cuando está en fruto. La corola rosada se pierde, pero en su lugar el cáliz crece para transformarse en involucelo, una corona acampanada, ancha y escariosa, de consistencia delicada de pergamino, mantenida por numerosas varillas y de la que emergen las aristas. El involucelo con sus 5 largas aristas constituye una elegante forma geométrica de simetría radiada, por lo que la escabiosa menor recibe el adjetivo específico stellata.

La escabiosa menor aparece en primavera en los prados de anuales y en los claros del romeral.

[fotos Efrem Batriu]