La escabiosa o viuditas silvestres (Scabiosa columbaria) es una hierba perenne perteneciente a la familia dipsacáceas que vive principalmente en prados de junquillo falso y en los claros y bordes de caminos forestales. Se trata de una planta esbelta de más de medio metro de altura, con los tallos verdes y débiles, poco hojosos y coronados por un bello capítulo solitario de flores de color rosa violáceo o, más adelante, de frutos con una corona elegante de pergamino.
Las hojas están una o dos veces divididas en segmentos estrechos; las basales mayores, las caulinares opuestas y progresivamente menores, con menos segmentos más estrechos, a medida que suben por el tallo y aún sin llegar muy arriba.
Los capítulos son hemisféricos, de unos 3-4 cm de diámetro y protegidos en la base por brácteas lanceoladas verdes. A pesar de la inflorescencia en capítulo, la escabiosa no pertenece a la familia compuestas, sino a la dipsacáceas, tal como descubre la observación de las flores y los frutos. Las flores poseen una corola simpétala con 5 lóbulos redondeados desiguales, mayores cuanto más al exterior de la inflorescencia, y a la vez son mayores las flores exteriores que las centrales. Así la inflorescencia consigue una atractiva geometría radiada. Al fructificar, la inflorescencia adopta forma esférica con los frutos en disposición radial. Estos frutos, como los de la escabiosa menor (Scabiosa stellata), llevan una corona apical de consistencia escariosa, del centro de la cual sobresalen los 5 apéndices del cáliz .
La escabiosa florece y fructifica en verano.
La escabiosa es una planta polimorfa y de distribución extensa, que se resiste a los intentos de sistematización a nivel subespecífico. La planta que vive en la comarca de Bages se clasifica actualmente como Scabiosa columbaria ssp.columbaria var.gramuntia, aunque según otros autores y otros tiempos, esta var. gramuntia ha sido considerada también a nivel de subespecie y hasta de especie.
A primera vista es difícil distinguir S.columbaria de S.atropurpurea, la escabiosa marítima. S.atropurpurea tiene menor tamaño, aunque hay que ver los frutos para discriminar entre ambas especies con certeza. S.atropurpurea se diferencia por la inflorescencia fructificada de forma elíptica, con frutos con una corona menor y aristas del cáliz muy largas. S.atropurpurea es propia de ambientes humanizados. [fotos Jordi Badia]