Podalonia hirsuta es una de les especies de avispa excavadora que se agrupan en la familia Sphecidae. Las avispas de esta familia se caracterizan por el color negro dominante contrastado con tonos cobre en el abdomen, por la morfología con cabeza y tórax robustos, el abdomen hinchado y especialmente por la cintura increíblemente estrecha como un tubo de unión entre tórax y abdomen y también por su comportamiento excavador de nidos solitarios en el suelo. Su apariencia es aposemática, intimidante incluso sin descubrir el aguijón que esconde en la punta del abdomen. Las distintas especies se diferencian por el patrón de colores. Podalonia hirsuta además, como su adjetivo específico indica, posee una pilosidad densa y cana sobre las partes negras del cuerpo.

Los adultos se ven a menudo sobre las flores, alimentándose de su néctar. Tras la cópula, la hembra buscará un claro en el suelo adecuado para excavar sus nidos. Pero antes asegurará su suministro. Cuando encuentre una oruga de mariposa, le clavará su aguijón venenoso que la dejará paralizada, aunque no muerta. Volará con su presa sujeta entre las patas hasta un lugar seguro donde guardarla temporalmente. Seguidamente, dispuesta en vertical y sujetando con sus patas anteriores una piedrecita que actuará como percutor y con el batido rapidísimo de las alas como motor de empuje, agujereará el suelo. Sacará la tierra sobrante y repetirá la acción las veces necesarias hasta excavar un pozo de unos centímetros. Introducirá la oruga paraliza en el nido y depositará en él un solo huevo. Finalmente tapará la entrada del nido con piedrecitas bien encajadas. La larva que allí nazca crecerá alimentándose de la oruga y pasará la fase de pupa. Cuando emerge del nido, es ya un adulto. Una hembra suele construir muchos nidos, por lo que es una buena aliada para combatir plagas de orugas que afecten cultivos.

Ver también Prionyx kirbii, de la misma familia Sphecidae. [fotos Pere Moraleja]